04 octubre 2013

LAS MUJERES DE ADRIANA LESTIDO

En la década del 90 estuve marcada por la Universidad. Todo un mundo nuevo se abría, el de la comunicación, pero no sólo ese, también se abría mi panorama y mi mente. Ya no iba al colegio, que quedaba cerca de casa, caminando. Ahora tenía que viajar al Centro de lunes a viernes. Parte de la rutina de esperar el tren en la estación de Beccar era comprar Página 12 para tener algo que leer durante el viaje. Los viernes el diario sacaba un suplemento, sobre la mujer con mirada de género, que se llama LAS 12. Traía material, datos, info que no aparecían en ningún lado y las notas estaban escritas con una calidad y un estilo poco frecuente.

Un viernes como cualquiera, al abrir LAS 12 conocí a la fotógrafa argentina Adriana Lestido. Y con ella conocí a sus mujeres presas. 



Acerca de este trabajo Guillermo Saccomano dijo en el prólogo algo que me pareció que refleja perfectamente a la artista y a la obra, incluso al oficio de la fotografía: 
"Si el oficio del narrador es contar desde la experiencia, acá está la prueba. En Lestido hay una experiencia de vida, de sufrimiento y de alegría. Pero aquello que la vuelve singular es otra experiencia, la estética: su mirada cruda. Con austeridad y despojamiento, en vez de retorizar su trabajo prescindió de la adjetivación. Al comprender cada situación, Lestido se apartó de toda cosmética y se internó en la atmósfera del sufrimiento callado. Sin anestesia, desde adentro. Lestido estuvo ahí. Lestido se metió en un infierno. Y volvió con estas narraciones."

Adriana siempre habló de la mujer, mejor dicho, dejó que las mujeres se expresen a través de su lente. Mujeres madres, madres adolescentes, mujeres amantes, mujeres luchadoras, mujeres sufrientes.



Para conocer algo más acerca de Adriana Lestido estos son algunos datos que aparecen en  la BIO que está en su página dice:

"Nació en Buenos Aires en 1955. Vive en Buenos Aires y Mar de las Pampas, Argentina.
Adriana Lestido comenzó estudiando fotografía en 1979, en la Escuela de Arte y Técnicas Audiovisuales de Avellaneda. Entre 1982 y 1995 trabajó como fotoperiodista para el diario La Voz, la Agencia Diarios y Noticias (DyN) y el diario Página 12.

La fotografía es para ella una herramienta que le permite comprender el misterio de las relaciones humanas. A partir de sus fotografías blanco y negro, las emociones básicas son las que le dan sentido a su trabajo, ya sea a través de las madres adolescentes, las mujeres presas, las relaciones de madres e hijas, o el amor desde paisajes abstractos y brumosos."

Autoretrato

Este año se realizó una retrospectiva de la obra de Adriana Lestido en el Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires. No pude ir. Hasta ahora nunca se dio la oportunidad de enfrentarme a la obra de Adriana Lestido en vivo y en directo.  Anteriormente había realizado otra muestra en el Centro Cultural Recoleta. Acá lo que dijo la periodista Marta Dillon acerca de la misma:
 

"El desafío es vaciar la mente. Saquearla, al menos, de la información que la obliga a andar las mismas huellas y así invitarla a ver. Que la imagen devuelva la mirada, que rebusque dentro de quien se asoma. Así es como fotografía Adriana, como si al obturar permitiera un tatuaje fugaz sobre la superficie de su alma: un sentimiento. Develado, el sentimiento es luz y sombra, el juego que anima la existencia.


No es fácil exponerse así, hay que atreverse. Andar en carne viva, disponible. Dejar que la vida imprima su huella sin piedad por el estado de conciencia. Así es como mira Adriana y así es posible ver a través de sus fotos. Más allá de la anécdota, aunque las anécdotas que alumbraron estas series hayan prestado su contraste dramático para que la fotógrafa dibujara un camino de desamparos al que todos y todas estamos expuestos.


Para vivir, hay que saber perder; y también entregarle a los tiempos felices los honores de la risa. De esto se trata cada una de las historias que cuenta Adriana. Escenas robadas al tiempo porque ese tiempo es conocido y recuperado para quien ve. Una mujer presa frente a lo que será su comida, sí, pero también la evocación del hambre sin más. Una madre que se deja consolar por su hijita; la soledad frente a la inmensidad de las propias decisiones. Cada quién verá: el espejo del amor, de lo inconsolable, la maravilla de estar en el mundo o su desgarro. Pero siempre habrá un juego de espejos si es posible animarse a exponer el alma para que la emoción se imprima. Todo lo demás huelga.


Adriana Lestido indaga en la vida a través de la fotografía y así abre una falla en el misterio cotidiano por la que es posible espiar y reconocerse. Asomarse a esa grieta es un desafío filoso. Puede que la hoja despelleje a quien ve, lo deje en carne viva. Pero así se cerraría el círculo del arte. Así es como algo, después de este recorrido, se habrá movido dentro."

 Profunda,
cruda,
inmensa...

Esas miradas me atraviesan...
 


Toda la info y las fotos pertenecen al sitio www.adrianalestido.com.ar

17 comentarios:

  1. Impresionantes. No la conocía.
    Me gusta saber que durante unos años nos separaba una estación, nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Subías en San Isidro o en Victoria? Quién diría Lu venir a encontrarnos en el mundo blogger. Besos y lindo fin de semana.

      Eliminar
    2. Shishidro!! ajajaj!!!! Pero hacía mucha parada en Olivos que es donde más infancia/adolescencia tuve!!!!

      Eliminar
  2. Casi que te imaginé leyendo en el viaje! poderosa la obra de Lestido! yo leo Página y el suplemento Radar me deja con una sensación de woowwwwwwwww cuánta producción de arte, literatura y cine tenemos! y cuán poco estoy pudiendo ir a muestras estos últimos años "maternales" cuando antes en mi época de estudiante de Bellas Artes era cosa de prácticamente todos los días, posta! y bueno ya volveran esos tiempos, ahora queda consumir buenos medios gráficos y web como Página y encontrar post como este! buenísimo! ya me voy a ver la obra de la artista! buen finde Tere!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que con chicos cuesta darse tiempo. Ahora que Fran y Simon estan mas grandes intento sumarlos en las actividades culturales que se pueden. Los dos van a taller de arte desde hace dos años y eso ayuda para motivarlos. Ir al teatro, ver una buena peli, conocer un artista nuevo es una buena manera de nutrirse. Y cuando no se puede hay que ingeniárselas para acceder a la cultura de la forma que se pueda.

      Eliminar
  3. Conocia obras de Lestido pero no la conocia a ella ... impresionante!

    (tengo un monton de suplementos de LAS 12 aca en casa, que me traje la primera vez, que me manda o me trae mi Mamà y que me sigo trayendo)

    gracias por este post!

    beso y buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo suplementos guardados. Cuando recién me mude a Tilcara sufría porque no se conseguía. Con el tiempo y con internet ya se hizo algo de todos los viernes. Las notas son excelentes y siempre se encuentran cosas diferentes a lo que da vueltas en los medios mas convencionales. Cariños Pau y buen finde para vos también!

      Eliminar
  4. chuta!!! de remezón!!!!
    gracias por mostrarla.
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Maca! Que tengas un re buen fin de semana!

      Eliminar
  5. Yo recuerdo ese trabajo de las mujeres en las cárceles... muy buenas fotos, me encantó! yo también estoy perdida un poco de todo el circuito artístico... jajaja... antes iba a muestras, museos, etc. pero por ahora los horarios de algunos eventos no son compatibles con los horarios de mis niñas y el moverse que lleva tanto tiempo... pero bue! disfruto de otras cosas y ya volveré al ruedo... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dije antes, hoy en día hay posibilidades de estar actualizados y disfrutar del arte desde casa, claro que no es lo mismo, pero mientras que hay niños no queda otra. Moverse con ellos no es fácil. Besos y gracias por pasar x aquí!

      Eliminar
  6. Muy interesante este post, tengo una amiga a quien se lo recomendaré especialmente.
    Me quedé pensando en los comentarios acerca de no poder asistir a tantos eventos como una quisiera. Como también he pasado por eso... hace algunos años la escritora cordobesa Cristina Bajo comentó que de pequeña solía encontrar antiguas carbonillas y acuarelas que había hecho su mamá cuando aún no tenía hijos, entonces tanto ella (CB) como sus hermanos le preguntaban por qué no retomaba aquel hobby siendo que le gustaba y lo hacía tan bien, a lo que la madre les respondía que debía dejar cosas para hacer cuando ya no cupiera ocuparse de los hijos. Y así lo hizo. Cristina Bajo recordaba a su mamá en los últimos años de su vida pintando acuarelas en la galería de su casa serrana ...
    Esta reflexión me llenó el alma y sé que algún día podré sacar del baúl todos aquellos proyectos que hoy ocupan un orden de prioridades muy distinto al de mis hijos y mi familia.
    Ojalá que mis palabras puedan transmitir la intensidad y la sabiduría del pensamiento de Cristina Bajo.
    Una gran entrada, Tere, como siempre. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia gracias x la historia, a mi también e a gustado mucho. La maternidad es algo taaannn fuerte que uno deja cosas para más adelante, y no por resignación o postergación, sino porque simplemente se da así, hay otras prioridades. Gracias por tus palabras, por visitar el blog y me alegro profundamente que te haya gustado la entrada. Cariños y a disfrutar el finde!

      Eliminar
  7. que fotos tan intensas Tere... me gustan mucho las muestras fotográficas, y me suena el nombre de esta artistaza. Pero creo tampoco vi su obra en vivo y en directo. Gracias por compartir su obra! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre está bueno conocer artistas y obras que nos abren mundos nuevos, desconocidos. Espero en el futuro poder seguir compartiendo algunos nombres que me gustan mucho. Cariños!

      Eliminar
  8. Impresionante post, Teresa, como impactantes las fotografías de Adriana, a quien no conocía: qué capacidad de captar el momento y el interior.
    Felicidades a tus peques, en el post anterior se les ve felices en su fiesta.
    Besos y feliz comienzo de semana

    ResponderEliminar
  9. Tremenda la obra de Adriana Lestido. Tiene una crudeza y una sensibilidad conmovedora! Mucha mujer...
    Y leyendo un poco los comentarios me quedé pensando en esas cosas que las mujeres ponemos en pausa cuando somos madres (obviamente para hacer otras más lindas, más intensas, más sacrificadas, más felices). Y algo que yo intento no dejar de hacer nunca es disfrutar de las cosas que MI me gustan, y transmitirles a mis hijas ese amor por las cosas que nos nutren. Acompaño sus pasiones (y me paso hooooooras mirándolas patinar en la plaza) pero mientras tanto les saco fotos y las comparto con ellas, o me acompañan a un museo o algún espectáculo. Inclusive leer con ellas algo en el diario, que no crean que es sólo de "noticias de grandes".
    Todavía recuerdo la primera vez que mi papá me llevo al Museo de Bellas Artes y me mostró una Bailarina de Degás. Las ganas que él tenía de mostrarme esa obra me gustaron más que la bailarina en sí, creo. Y con la misma intensidad se las enseñé a mis peques cuando llegó el momento.
    Curiosidad, pasión, disfrute. Son cosas que no hay que perder nunca!!!!
    Beso y buena semana!

    ResponderEliminar

Soy toda oídos...