09 septiembre 2015

MANOS QUE HACEN




Siempre creí que lo manual no era lo mió. La paciencia, la ansiedad y, sobretodo, la desprolijidad jugaban en mi contra. En la escuela era un desastre para dibujo y para actividades prácticas. Por suerte contaba con mamá que me salvaba, obvio que la maestra hacía la vista gorda...
En fin, intente coser, pero cada vez que tocaba la máquina la descalibraba. Y del tejido ni hablar, arrancaba con 40 puntos y al rato ya tenía 50.
Cuando a los 18 arranqué comunicación me sentí por demás cómoda, para hacer radio no hacía falta ser prolija. Y la poca paciencia y la ansiedad ayudaban a la hora de armar programas y conseguir notas, en un mundo donde todo era para YA.
Pero la vida tiene vueltas, y a los 27 años dejé Buenos Aires y la comunicación, para vivir en Jujuy. Mandada total!!! Trabajé de encargada de un pequeño hotel y también cocine en un restaurante, hasta que retomé la comunicación y empecé a dar talleres en las escuelas secundarias.
Hace dos años, una amiga me invitó a sumarme a un taller de costura y una tarde de verano, en que se había cortado la luz, nos pusimos a hacer fieltro.
A partir de ese momento, un mundo de colores, texturas, formas se abrió ante mis ojos. Y me adentre tanto que hice de la realización de artesanías en fieltro mi hacer cotidiano.
El fieltro es una técnica de producción de un textil trabajando con la fibra, en general vellón de oveja, a la cual se le aplica fricción, humedad y/o temperatura para que comience a entramarse.
Esta técnica es ancestral, y fue trabajada por distintas etnias alrededor del mundo. En la provincia de Jujuy, la gente del campo, hacía sus sombreros afieltrando. Pero con el tiempo, esta costumbre se fue perdiendo.
Podemos usar el fieltro para hacer telas y realizar indumentaria, pero también para diseñar objetos de decoración y accesorios.

Color y diseño para el celu
Unos monederos muy chulos
Posafuentes para una mesa especial
Adornos para manija
 
 Haciendo fieltro soy feliz!
Me conecta, me hace bien, me desafía.
Y me enseña que nunca es tarde para aprender!!!

31 agosto 2015

ARRANCANDO UN NUEVO CICLO

Con agosto, un nuevo ciclo comienza en estos lugares. Voy a dejarme llevar con el ritmo de la naturaleza, salir del letargo, conectarme con lo profundo de la tierra para volver en brotes, hojas, flores, frutos. Confiar en el gozo de la cosecha...

Y que mejor manera de predisponerme que compartir con la Pachamama. Abrir la tierra para que ella me abrace y ser junto a ella.

Estas son MIS POSTALES COTIDIANAS
Desde Tilcara, mi lugar en el mundo

  Gracias por leer y  por estar.
~Nos estamos encontrando~

13 octubre 2014

PEQUEÑOS GRANDES MUNDOS

Fue en marzo cuando nos enteramos que un ilustrador de Buenos Aires venia a Maimara a dar un taller para niños. Se trataba de Ivan Kerner, mas conocido como Ivanke.


Unos dias después del taller Ivanke llamó por teléfono. Quería venir a casa a grabar a Fran y Simón para su proyecto Pequeños Grandes Mundos. El mismo nos cuenta de qué se trata el proyecto:

Soy un ilustrador argentino, visitando cerca de 40 países en 550 días, con una sola meta: crear arte con chicos de todo el mundo.
Estoy financiando este proyecto con mis propios recursos, llegando a niños y niñas de comunidades de todos los continentes. 



Así fue que un domingo llegó a casa cerca del mediodía y terminamos viendo todos juntos el partido de River. Es que Ivanke es un copado, y entre charla y charla, que incluyó asado y mate, nos enamoramos del proyecto.

Si pasan por acá van a poder ver el corto de Pequeños Grandes Mundos en el que aparecen Fran y Simón.


Y como mamá recontra orgullosa les dejo lo que Ivanke escribió en el Facebook sobre ellos y nuestra familia.

Francisa y Simón. No sabés lo que son estos mellizos Tai. Te caés de culo. Tienen 9 años, 5 gatos y 2 perros. Los conocí en el primer taller de todo el viaje, en Maimará, Jujuy. Al toque quise conocerlos más. Su mamá Teresa, estaba en cantada de recibirnos el domingo así que allá fuimos. Después de media hora a pie, que separan Maimará de Sumay Pacha, llegamos a su hermosa casa, todita hecha por Matías, su papá. Allí, al pie de un cerro, con el mate recién hecho y drexler de fondo, empezamos a charlar de la vida, de Pequeños Grandes mundos, de su vida allí… ¿Se quedan a comer no? Vamos a hacer un asado. ¿Les gusta el cordero? Hay queso de cabra, papines, choclos… Después del deleite culinario, me dió curiosidad un gran mapa de África y les pedí a Fran y Simón que les hablaran a los chicos de allá, que nostros después se lo mostraríamos. Entonces hablaron de la Quebrada de Humahuaca y sus costumbres, de nuestras comidas y animales, de cuanto les gustaría recibirlos y conocerlos. ¿Ta mal que te confiese que me hicieron llorar un toque? Cuando te muestre el video vas a entender. Después le preguntamos que pensaban sobre diferentes temas. Las mismas preguntas que responderán chicos de cada rincón del mundo. Allí no hice más que confirmar mi intuición, Francisca y Simón eran increíbles. Creo que muchísimos "grandes" tenemos mucho que aprender de ellos. Si me apurás Tai, los llevaría por los pueblos para que hablen del amor, de sus sueños e inquietudes. Agradecí por la posibilidad de conocerlos. De compartir ese atardecer. De esa merienda. De esa familia. Cuando vuelva, haceme acordar que te cuente más de los Jordán.

Actualmente Ivanke esta en Cuba. Y de allí al resto del mundo. A compartir su arte y a conocer a tantos chicos y chicas que tienen tanto por contar.




Pueden seguir a Ivanke por Facebook. Y si tienen ganas de colaborar con el proyecto podés pasar por  TIENDA NUBE y comprar alguna de sus maravillosas ilustraciones. 


 Era un pendiente total hacer un post sobre Ivanke!
En la página del proyecto van a encontrar el listado de países que va a visitar. 
Se que todavía no tiene un contacto en Japón así que es rebuena idea si tenemos algún conocido contactarlo y pasarle la data. 

Besos y que bien se siente volver por el blog!!!!

TERE
 

24 abril 2014

MACROS DE OTOÑO



Hoy es el jueves del encuentro MACRO del DíA al que nos invita Nika del blog Nika Vintage. Así que pensé traerles unas fotos bien otoñales de la Bodega Dupont, que está en la localidad de Maimara.










Naranjas, ocres, amarillos

tiñen las hojas

visten los ramas.

Son la antesala del invierno.

Van invitando 
a acurrucarnos 
frente al fuego del hogar

al recogimiento

 a volvernos hacia adentro.

El lunes vuelvo con más fotos de la Bodega 
a la que fuimos a compartir el primer día de la vendimia.


Abrazos
:::Tere:::

19 marzo 2014

MIS TRABAJOS





La semana pasada compartí en los MACRO del  DÍA de Nika todo el color de los vellones que tiño y utilizo para hacer cosas con la técnica del afieltrado.
Algunas pedían que muestre algo de lo que estoy haciendo. Así que traje algunas fotos, algunas sacadas en el local que tenemos en Tilcara, y otras que saqué en casa.
En algunos casos son piezas todas de fieltro trabajado con aguja o amasado con agua. Otras combinan algún detalle de fieltro con otros materiales y con otras técnicas.
Mirando las fotos pienso en el proceso de creación. A veces las ideas maduran durante meses y otras fluyen casi de improviso. Hay ideas originales y otras inspiradas en la web a las que uno les busca una vuelta de rosca. Me pasó comenzar con algo y abandonar porque no me convencía, para luego de un tiempo retomarlo y lograr algo increíble. Una de las cosas más típicas que me suceden es decidirme a hacer algo y descubrir que me falta algún material y en la búsqueda de reemplazarlo con otra cosa es que surge lo nuevo, lo distinto.










¿Cómo les resulta a ustedes el procesos de creación?
¿Cómo les va con la inspiración?
¿Qué hacen cuándo no aparece?




18 marzo 2014

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA





Hace rato que el horno estaba listo para ser usado. Desde su rincón nos llamaba, y fue tan persistente que logró que un jueves nos encontrasemos todos con el tiempo disponible para entregarnos a la tarea de amasar y hornear pan.


Como era la primera vez, nos aventuramos con 5 kilos de harina, no sea cosa que el calor no alcance para varias horneadas. Además habíamos procurado conseguir leña pero con el carnaval instalado entre nosotros no pudimos conseguir flete desde el pueblo. Así que rejuntamos cuanta rama y tronco había por ahí.


Alrededor de las 4 de la tarde comenzamos. Limpiamos la mesa del patio/galería, preparamos lo necesario y arrancamos con la esponja. Agua tibia, una cucharada de azúcar, 100 gramos de levadura y  1 poco de harina en un cacharro enlozado y a esperar que crezca en un lugar cálido.


Una vez que nuestra esponja estuvo lista nos pusimos a  mezclar:  harina, grasa y salmuera. Cuando más o menos se unieron los ingredientes los chicos pudieron meter mano, terminar de armar el bollo y amasar.


Matías fue preparando el horno. Claro que sobre la marcha aparecieron detalles que no habíamos tenido en cuenta pero que él se ocupó de ir solucionando. Con un palo y ramas de molle armó una escoba para limpiar el interior del horno. La tapa la improvisó con una chapa que nos dio el vecino. Y la pala para meter y sacar el pan la hizo con una madera chata que estaba dando vueltas por ahí.


Mientras que el fuego ardía transformando la leña en brasa, la masa descansó y levó. Una vez que ya estaba al doble de tamaños hicimos bollos más pequeños que achatamos con el palo de amasar. Cuando el horno estuvo a punto llegó el momento de hornear.












 Increíble fue ver salir esos panes dorados, listos para comer y preparados entre todos.



Increíble también la experiencia vivida.

Sentir que el tiempo se detenía.

Que el fuego hacía su magia.

Que el esfuerzo y el trabajo de hacer el pan tenían su recompensa.

Sentir que fue una tarde de disfrute.

De descubrimientos.

De hacer equipo.





Luego de tanta labor, rendidos pero felices, nos sentamos alrededor de la mesa.

Pan casero y mate cosido.

Charla y risas.



El compartir llegaba a su máxima expresión.












13 marzo 2014

ANIMATE AL COLOR




 Una vez más quería compartir con todas algunas fotos que saqué mientras teñía vellón de oveja para luego hacer cosas con fieltro. Las tinturas son traídas de Bolivia y se usan en caliente agregando un mordiente que puede ser sal, limón o alumbre.




Armar en los tachos las mezclas tiene mucho de alquimia, un poco más de esto o un poco menos de aquello para intentar lograr el color deseado. Sabiendo que, aunque sigamos el paso a paso, el resultado final nos puede sorprender.

Lo que si es seguro es que los colores son únicos
y le dan un plus a los objetos de fieltro.




 Y como hoy es jueves me sumo al MACRO del DÍA
que organiza la querida Nika.

Si te llegas a su blog vas a encontrar mas MACROS increibles.

Buen jueves!